-->

Europa y su respuesta por la industria

Hace poco, gracias a mi admirado twittero, @guillerdorron, supe de la existencia de esta pieza. Es un vídeo promocional de la industria y la investigación en Europa, realizado por la propia Comunidad Europea.





Es un clásico vídeo de marketing, en el que hay pocas promesas y mucho autobombo. Por tratarse de un vídeo institucional y político creo que hay cosas que han cuidado como la aparición de hombres y mujeres, jóvenes y no tan jóvenes, un listado extenso de sectores a los que hay que atender, etc.

No os penséis que es el único vídeo de estas características: hace 5 meses también se emitió este de impulso al turismo, y uno que sólo se emitió en 4 países según su autor, sobre el positivismo dirigido a los países del sur de Europa. Habría que decir que yo pocas españolas he visto como la que aparece en el vídeo, y que la gente de Europa no sólo tienen una media de edad entre 20 y 30 años.




Sin embargo, volvamos al de industria, que es el que me interesa: esto es el marketing, ¿cuál es la realidad? De entrada, una noticia que ha dado mucho que hablar ha sido que se ha reducido en 11M€ el presupuesto para los programas de I+D+i Horizon2020, pasando de unos 80 a 69M€. La Comisión hizo caso omiso de las peticiones de los científicos.



Por otro lado, también os recomiendo leer el artículo de opinión que hizo el economista Daniel Lacalle sobre el peligro de que nuestra industria esté teniendo que irse para ser competitiva en el mercado.

En este momento, seguro que al lector se le está ocurriendo: ahora mismo en Alemania no se puede competir por precio contra China o India. En UE hay que apostar por la I+D y por aportar alto valor añadido a nuestros servicios y artículos. Eso es la opinión más extendida, sin embargo, este informe realizado por el NYT ya se han dado cuenta de que no es competitivo esa solución, ya que se pierde el control de la producción, tus técnicas son visibles y accesibles a más competidores, das la oportunidad de que la China de turno te adelante en I+D enseguida, pierdes empleo, etc. Todo esto también se puede ver en este artículo del citado twittero.

Obviamente, el puzzle a resolver entre competitividad, economía, empleo y viabilidad no es nada fácil, y todavía no se ha resuelto; en mi opinión, la responsabilidad en este momento está en los políticos, ya que son ellos, gracias a sus directrices, ventajas fiscales, apoyos y leyes de protección las que esculpirán el panorama hacia el que se dirigirán todas las empresas de su territorio. Me gustaría que os quedaseis y fuerais conscientes de la siguiente frase:


Post participativo: la idea que salva miles de millones de € a diario

Seguro que todas las semanas, los lectores de este artículo acuden al cajero automático a extraer una cantidad de dinero X. Este gesto se repite miles de veces por todo el mundo, pero salvo despistes puntuales, es raro que alguien se deje el dinero o la tarjeta en el cajero.



¿Cuál es la clave? El cajero automático tiene un modo de entregar los distintos objetos que hace que no nos olvidemos de nada, y me explico:

- En primer lugar entrega la tarjeta.
- Hasta que no la extraemos, no expulsa los billetes.
- Finalmente, si lo hemos pedido, imprime el justificante de la operación

¿Parece un orden lógico? No necesariamente lógico, sino que va en orden de importancia y de seguridad, de manera que se asegura que el usuario se lleve siempre la documentación importante. Por ejemplo, si se va antes de tiempo, se dejaría el justificante, que no es que sea de vital importancia. O lo último que se olvidaría sería la tarjeta de crédito.

Esto ahorra mucho dinero a los usuarios y a los bancos. Es una de esas ideas que no se nota que existe hasta que falla. Un éxito desde el punto de vista ergonómico y de uso.

El reto consiste en adivinar cómo se llama el concepto que acabo de presentar. Como pistas, diré que es un vocablo japonés de dos palabras, y es un término muy usado en ergonomía y técnicas de calidad.en la industria. Tiene su origen en la década de los 60. ¡Mucho ánimo!

Nanomotores, abriendo horizontes

La nanotecnología tiene su origen en una charla de 1959 de Richard Feynman titulada There's plenty of room at the bottom, cuya transcripción está en este enlace. Un extracto dice así:

“quiero referirme al problema de la manipulación y control de cosas a pequeña escala…lo que he demostrado es que hay lugar para ello, que es posible disminuir de forma práctica el tamaño de las cosas. Ahora quiero mostrar que hay sitio de sobra. No voy a ocuparme del modo en que vamos a hacerlo, sino sólo que es, en principio, posible. No lo estamos haciendo, sencillamente porque todavía no nos hemos puesto a ello".

Esta charla se repitió versionada en un vídeo de 1984, adjunto a continuación:




El color y la letra en el coche

En la actualidad, el mundo del transporte está en un continuo cambio y en un momento de transición. A pesar de que los grandes medios y sociedad piensen únicamente en el tipo de combustible o fuente de alimentación del vehículo, de manera paralela se está dando otra revolución en materia de interacción y comunicación con el vehículo. En este artículo expondré brevemente a qué podríamos llegar en un plazo medio y qué aspectos se deberían tener en cuenta. De hecho, la revolución de la seguridad sí que es una transformación y un nuevo cambio. Los coches eléctricos tienen más de un siglo.

Sin embargo, la electrónica dentro del automóvil no ha dejado de aumentar en los últimos años, tal y como se puede comprobar en las siguientes imágenes.



La aparición de dispositivos IVIS y ADAS es evidente.

Los ADAS tienen como propósito mejorar la seguridad, la gestión de tráfico y el confort, dando soporte al conductor en la tarea de conducción. En general, los ADAS se centran en automatizar la tarea de conducción del vehículo; con ese objetivo, el diseño de los ADAS muestra una tendencia hacia el concepto de “sistemas asistentes”, como por ejemplo el Control de Crucero Avanzado (Advanced Cruise Control), donde el sistema pasa a tomar las decisiones de forma autónoma. Entre otros ejemplos de sistemas ADAS, se encuentran: el control de cambio involuntario de carril, el EPS (Electronic Power Steering), la detección de colisiones y la detección de obstáculos en el ángulo muerto.


¿Cómo se debería financiar la investigación en las universidades?

Este post es una respuesta a dos últimos artículos que ha escrito @emulenews sobre financiación universitaria (1 y 2), ya que sobre estos temas me ha tocado estar al día.
Sobra decirlo, pero es la base del artículo: sí, en la universidad hay que investigar. De lo contrario, se corre el riesgo de no ofrecer una docencia adaptada a los días y de cara a las últimas novedades científicas. No quiero meterme en la manera y retribución del reparto de un científico entre sus horas de clase y sus horas de investigación. En general, a la hora de plantear las vías de financiación, hay dos opiniones:

1- Los resultados de investigación no consisten en invertir más dinero, sino en aplicar correctamente una metodología. No hablo a nivel de un país, sino a nivel de una unidad o departamento universitario. Es decir, hay que intentar pasar más horas, ser más precisos en las líneas de trabajo a atacar, analizar otros trabajos con atención, redactar y escribir buenos artículos a a primera... y todo esto no se consigue por meter mucho más dinero en un departamento, sino siendo más eficiente con el trabajo de uno. El punto positivo de este sistema es que se podrá no investigar por modas, sino por el hecho de avanzar en el estado del arte y llegar a ser un grupo de investigación destacado en algún ámbito.

Ese departamento en una universidad tendrá asignado anualmente un presupuesto que variará en función de lo potente y recursos necesarios de ese entorno de trabajo. De tal manera que una posible vía de financiación es esa, lo que en las universidades públicas se denomina el contribuyente.


2- Otra vía, y que es la que yo más apoyo, es que además del presupuesto asignado anualmente, el departamento logre hacer proyectos con otras instituciones y empresas, y que consiga ayudas públicas para la realización de esos proyectos de I+D. De hecho, la cantidad de proyectos de financiación privada y pública que consigue un investigador, es uno de los parámetros que evalúa la ANECA para las acreditaciones.

Sin embargo, una de las pegas que hay aquí es que para recibir financiación pública, el grupo de investigación ha de adaptar su trabajo a las líneas generales de proyectos que financie la administración de turno. Es decir, si el gobierno quiere impulsar las energías renovables, es muy difícil que apoye a un grupo de investigación eléctrica que no enfoque sus trabajos hacia esa línea, por ejemplo. 

Otra pega, es que muy pocas empresas hacen I+D de verdad. Por lo tanto, si una universidad se alía con una empresa para hacer un proyecto, y resulta financiado, es posible que los resultados no sean técnicamente buenos, o con capacidad de ser publicados, sino que es posible que se haya ayudado técnicamente a la empresa en un tema muy particular y listo. Eso se cuenta como inversión en I+D, pero no es I+D tal y como se entiende en el mundo anglosajón y europeo: publicable. Por eso, muchos investigadores no quieren ir por esta vía, ya que sienten que venden humo con su trabajo. Esto hay que mejorarlo. Una posible forma es que uno de los requisitos de este tipo de proyectos de cooperación sea obtener una patente, una publicación, o que sea la base para la realización de un doctorado.

Sin embargo, los aspectos buenos de este sistema es que se mejora la transferencia de conocimiento entre universidad y empresa, y el departamento en cuestión recibe fuentes de financiación alternativas a su presupuesto asignado, y además si consigue financiación europea, se hará un nombre en ese ámbito.

Considero distinto la financiación de las universidades y de los centros tecnológicos. Los segundos tienen que tener su actividad mucho más enfocado a las empresas. Sin embargo, en UE hay varias universidades que parecen auténticos centros tecnológicos por la cantidad de proyectos industriales que hacen, además de sus publicaciones. Tal es el caso de varias universidades finlandesas y alemanas.

Tuve una interesante conversación con @axebra sobre este tema, y lo resumió así:


También resulta de interesante lectura este informe de ScienceBusiness sobre Making Industry-University partnership work



 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best Web Hosting